viernes, 29 de julio de 2016

LA LAGUNA ENCANTADA







Estoy algo ajustado de tiempo últimamente, y aunque aparente una disculpa por mi parte , yo, el que daba las buenas noches al Lucero del Alba cuando se parapetaba detrás de las montañas tras las primeras luces que anunciaban el nuevo día, estoy tan irremediablemente cansado, que hasta la señora de la casa se extraña y confunde de si no estaré enfermo, o que va haciendo mella en mi pequeño ser la edad, -esa que dicen que no perdona-, por acostarme a hora tan inusual para mi como son rayando las doce de la noche, que si bien dicen es hora de brujas, a mi me cuesta creerlo.

Y a propósito de brujas, hoy quería rememorar una vieja historia que tiempo atrás me pasó. Fue -como no- en tierras Gallegas. Andaba yo por esos tiempos como perro al que hubiesen quitado las pulgas, y aunque alguna fémina se de por aludida, me refiero ha que había quedado soltero y sin compromiso, que al igual que el famoso refrán, el Buey suelto, bien se lame, así me daba la sensación de estar yo, libre como pájaro y buscando nuevas sensaciones que aflorasen en mi. Un buen día, sin encomendarme ni a Dios ni al diablo, hice la maleta y puse rumbo a esa tierra Galaica que desde niño me había subyugado con sus historias y sin embargo aún no la conocía.

Como a continuación relataré, no me defraudó el viaje.


Persona como yo, nacido y criado en tierras de secano, donde el verde solo se ve en Primavera y el agua es -nunca mejor dicho- un bien escaso, la primera impresión que tuve de esa maravillosa tierra fue extraordinaria. Como si en Rana me hubiese convertido, solo hacia saltar de Río en Río, y allá por dondequiera que mirase, me maravillaba el verde de sus frondosos bosques.

Cegado por el encanto, me fui adentrando en el bosque sin mas compañía que una cámara de fotos y la ilusión por descubrir cada vez mas bellos paisajes, tal era mi entusiasmo que perdí la noción del tiempo, y como cosa habitual que es, noté que se me hacia de noche sin reparar en que estaba tan adentrado en no se sabe que punto del bosque, que cuando quise volver sobre mis pasos, noté alarmado que estaba dando vueltas sin saber a donde me dirigía.

Lo que hacia unas horas me parecía maravilloso, fue tornándose en sombras amenazadoras, la mayoría creadas por mi imaginación, eso tuve que llegar a reconocer, y armándome de un valor que creía superfluo, dándome ánimos a mi mismo me dije, pero bueno, un sitio tan maravilloso te va a hacer caer en la tentación de creer que pueda pasar algo porque la negra capa de la noche caiga sobre mi, fui apartando de mi cabeza las dudas que habían surgido, -y ya con mas lucidez- comencé a rememorar hacia donde me habían llevado mis pasos, y apareció ante mi la imagen clara y diáfana de una pequeña laguna que había dejado pocos metros atrás, en la que me había entretenido en hacer unas fotos a una cabaña que al borde se encontraba, y que por su aspecto, parecía que solo sirviese para cobijar ganado, o bien a algún loco aventurero como yo que se quedase extraviado en la noche y sirviese de refugio hasta llegar el nuevo día. Guiándome mas por instinto que por saber, fui encaminándome al lugar, y efectivamente, después de un corto tiempo había llegado a la laguna, que ahora, a la luz de la incipiente Luna que asomaba por un claro del bosque, la iluminaba como bandeja de plata en mitad del albero del bosque.

Regocijándome en mi buena suerte, me senté un momento en la orilla, encendí un cigarrillo para terminar de calmar mis nervios -que aún no se habían evaporado del todo-. Al otro lado se distinguía perfectamente la silueta de la cabaña, solo debía bordear la laguna y guarecerme hasta que llegase el nuevo día, arrojé con decisión el resto de cigarrillo al agua y me puse en pie para cubrir el trecho que me quedaba, ahora caminando tranquilamente, aspirando el perfume de las hojas, dejando que mis sentidos asumiesen la belleza que me rodeaba. Así llegué hasta la cabaña, envuelto en una quietud del alma como nunca antes había sentido, al acercarme a la entrada me di cuenta que, como no había previsto hacer noche en ningún lugar, no disponía de linterna, solo el pequeño encendedor -que como empedernido fumador que soy-, siempre me acompaña, traspasé el quicio de la puerta y a duras penas alumbre para cerciorarme de que medios tenia tan singular sitio para pasar la noche.

Pude vislumbrar a duras penas un jergón de paja, una tosca chimenea de piedra, la que seguramente jamás se encendido, ya que no había ni rastro de leña ni cenizas y un banco de madera sin pulimentar. Lejos de acobardarme, creí que era todo lo que necesitaba para guarecerme y esperar el nuevo día, me quite las botas y me acomodé en el banco a descansar un rato antes de tomar la decisión de recostarme, en esos momentos reparé que la Luna había seguido su curso por el estrellado firmamento y por un ventanuco practicado en la pared se colaba su plateada luz. Decidí que merecería la pena sentarme afuera un momento y disfrutar de la noche, me levanté y salí de la cabaña, al lado de la puerta había un tronco de un vetusto árbol, me senté y recosté mi espalda.

El aire era embriagador, solo se escuchaban las ranas de la laguna y algún que otro grillo que comenzaba su amorosa andadura nocturna, cerré los ojos y me dejé llevar por esa inusitada calma que me rodeaba, en estas cavilaciones estaba cuando escuché que algo en la laguna se removía con mas fuerza a la que me estaba acostumbrando, abrí los ojos de nuevo para ver que era el revuelo que perturbaba el silencio de la noche, en el centro de la laguna divise unas ondas, era como si alguien hubiese lanzado una piedra y estaba haciendo círculos a su alrededor, me quedé un tanto extrañado, y por qué no decirlo, también asustado, pues hasta ese momento creía que en todo el bosque que me rodeaba estaba completamente solo, y la idea de que algún extraño mas estuviese rondando, no era precisamente lo que en esos momentos deseaba, agucé el oído pero nada hacia indicar que, ademas de mi, nadie estuviese por esos contornos.

Deseché rápidamente la idea, y una vez que con la vista había echo un barrido del contorno, me centré de nuevo en la laguna. Ahora la Luna brillaba en todo su esplendor, era como si un foco hubiese fijado su mirada en el liquido elemento, ni el cerco que la rodeaba estaba en oscuridad, lucia como si de un gran espejo se tratase, en estas cavilaciones me encontraba cuando vi como del centro de la laguna algo emergía, lentamente, pero emergía, puse toda mi vista y mis sentidos en tan inusual percance, aunque pronto pensé, que diantres, seguramente verás aparecer una gran trucha dispuesta a satisfacer su apetito nocturno a base de mosquitos.

Lo que a continuación sucedió, no sé si podré describirlo, ya que mis ojos ante tal aparición, parecía que se me saldrían de las órbitas., no podía dar crédito a lo que estaba contemplando, fue algo mágico, ni en mis mejores sueños podría haber concebido algo así.

Como expresarlo, no era nada que se pareciese a lo que hasta entonces había visto a lo largo de mi mi vida, era algo surrealista. Allí apareció en medio de la laguna un ser que no podría clasificarlo como bello, era algo mas que se escapaba a mi percepción.

Emergió muy despacio, como de una película a cámara lenta se tratase, el aspecto era de una belleza sobrenatural, una mujer muy joven y bella, con el pelo largo y rubio como el oro, los ojos es lo que mas admiración me causó, pues no sabría definir su color, eran cambiantes según avanzaba y tan profundos como un abismo, diriase que al mirarme podía leer mis mas íntimos pensamientos, se acerco deslizándose suavemente por el agua, y al llegar a la orilla donde me encontraba dibujó en sus labios una sonrisa, y con una voz dulce y melodiosa, mas que hablarme me susurró, -no tengas miedo, solo estoy aquí para protegerte, vengo para velar tus sueños y que nada te ocurra, ya sé que todo esto te parece irreal, pero es tan cierto como la laguna y el bosque que te rodea, y aunque no los veas ni los escuches, espíritus malignos están ahí en las sombras aguardando que cierres los ojos para apoderarse de ti y de tu alma-

Aunque hubiese querido hablar no hubiese podido, estaba totalmente hipnotizado, no podía apartar mi vista de sus grandes y profundos ojos, se acercó hasta mi, se sentó a mi lado y comenzó a acariciarme el cabello mientras entonaba una cadenciosa melodía, poco a poco noté como iba perdiendo la noción de las cosas, los parpados me pesaban como si plomo tuviese en ellos, y como si caminase en una nube de algodón fui cayendo en un profundo y dulce sopor.

Me despertaron los trinos de los pájaros, miré a mi alrededor, estaba amaneciendo, el alba se imponía a la negra oscuridad de la noche, sacudí la cabeza y me levanté lentamente, aún no sabia a ciencia cierta que estaba haciendo allí, me acerque a la laguna, me agaché y con mis manos cogí agua llevándomela hasta la cara, me desperece inmediatamente al contacto con la clara y cristalina agua, y poco a poco fueron viniendo a mi mente los recuerdos nocturnos, por un momento todo me parecía claro, pero mi mente se negaba a aceptar algo tan inusual y a la vez tan fantástico, que pronto se adueño de mi la sensación de que un extraño sueño me había acontecido, probablemente a causa del cansancio acumulado durante la jornada agotadora del día anterior, y mi imaginación -desbordante como tantas veces- me había jugado una mala pasada.

Repuesto a duras penas, traté de nuevo en orientarme, y a la inversa del día anterior, vi claro y diáfano el sendero que habría de llevarme de nuevo al camino por el que había iniciado esta peculiar andadura por el bosque.

Después de un buen trecho caminando, avisté la aldea en donde me había hospedado. Antes de dirigirme a mis aposentos decidí acercarme hasta la taberna del lugar para saciar el apetito que se acumulaba en mi estomago -poco acostumbrado a estos menesteres- rugía por no darle lo que la naturaleza propia del ser humano se impone cada cierto tiempo.

Mas que comer, devoré las viandas que en mi mesa depositaron, regadas con un buen caldo de la tierra, una vez saciado el apetito y a punto de levantarme entró un señor mayor, de una edad indefinida, la cara tostada por el aire y el sol, se acercó a la barra del bar y pidió un café, note enseguida como no me apartaba la vista de encima, un poco confuso por tan inusitado interés por mi persona, pedí la cuenta al tabernero. Al poco vino este con la citada cuenta y me dijo, el señor de la barra tiene a bien invitarle a un orujo si usted se lo permite, obvio es decir que en esas tierras es costumbre ancestral tomarse ese licor después de una buena comida, y ya que no dejaba de ser un extraño, y no querer hacer un desaire, admití la invitación.

La sorpresa surgió segundos después, ya que el citado señor, se acerco hasta la mesa, con una botella y dos vasos, y con toda la cortesía del mundo me indicó si le ofrecía sentarse a mi lado, hubiese sido un desplante por mi parte, y con la mano le indiqué que podía hacerlo.

Se sentó a mi lado y escanció en sendos vasos una generosa porción del citado licor, alzó su vaso y brindó por la salud y la amistad, le reconocí el brindis y acto seguido bebimos de un solo trago el licor.

Después de una interminable pausa, me miró directamente a los ojos y me espetó, -usted ha estado esta noche en la laguna del bosque ¿verdad?-, me quedé atónito ante tal afirmación, ya que desde que regresé del monte, no había referido a nadie mi singular aventura, pero antes de que yo pudiese decir nada, prosiguió el lugareño, mire -me dijo-, en estas tierras hay mucho de fabula en las historias que se cuentan, y no seré yo quien diga que no es cierto, pero hay cosas que pasan -y pasarán inadvertidas- por muchos años que lleven aquí a personas del lugar. Usted, -por alguna razón que desconozco-, ha sido elegido, y eso lo convierte en un ser para mi especial, sus ojos le delatan, un simple espectador no caería en la cuenta, pero para para mi, que llevo tantos años en este lugar y conozco todas y cada una de las cosas que inusualmente acontecen, se muy bien que algo le ha sucedido allá en el bosque, que por si no sabe su nombre, aquí le llamamos el bosque de la laguna encantada. -No se apure ni diga nada-, no pretendo ser indiscreto, solo quería que lo supiese, no pasará inadvertido ante personas que al igual que yo, sabemos leer e interpretar lo que muchos solo verían -si es que quiere contarlo- una fábula sacada de un cuento, pero los dos sabemos lo que ocurrió, y mejor que lo deje en el interior de su alma y sepa apreciarlo con el paso del tiempo.

Usted volverá muchas veces a Galicia, y cuando no esté aquí, la añorará, es el peaje que debe pagar , y también sé que lo hará.

Se levantó el lugareño, me dio su mano a estrechar y como despedida me dijo, si vuelve por aquí pregunte por Feijido, si no le dan respuesta de mi, acuda al camposanto, entrando a la derecha en la esquina quizá encuentre una lápida con una sencilla y escueta dedicatoria, me vendría muy bien una oración de su parte para este ser atormentado.

Caminó hasta la puerta y antes de traspasar el umbral se volvió y me dijo.

Yo no creo en Meigas, pero haberlas, ¡¡Ahílas!!


Días después, y antes de marcharme, acudí de nuevo a la taberna donde me había encontrado con tal peculiar lugareño. Le pregunté al posadero quien era ese hombre que días atrás me había invitado, por la cara que puso me quedé intrigado. No sé quien era esa persona, -me dijo- era la primera vez que lo veía, eso si, no tenga en cuenta las palabras que escuché le dijo cuando se marchaba, aquí en estas tierras se habla mucho de Meigas, pero jamás nadie ha visto nada.

De todas formas, -insistí- el señor que me invitó me dio, no sé si un nombre o apellido, que por mis escasos conocimientos de la zona me pareció que debía tratarse de este lugar, ¿y como dijo que se llamaba? Feijido, -contesté-, el buen hombre dibujó una sonrisa en su cara y apoyando los codos en la barra me dijo, le invito a un orujo y escuche con atención lo que le a continuación le voy a relatar.

No sé si podrá adivinar la edad que tengo, pero si se fija en mi pelo, luzco ya canas, señal inequívoca de que no soy un adolescente, bien, dicho esto y para que se haga una idea, ya cuando yo era niño, mi abuelo, (Dios lo tenga donde merezca) me contaba una historia, que a su vez, su propio abuelo se la había trasmitido a el, y que mas o menos venia a decir lo siguiente:

Cuando esta población, que aunque ahora le parezca un villorrio del tres al cuarto, era solamente una aldea perdida en el bosque, contaban que hubo un tiempo en que una familia, venida de no se sabe donde, echó sus raíces en este lugar perdido de Dios, apacentaban ganado y cuidaban sus campos, cierta noche la mujer se puso de parto, y dado que estaban lejos de cualquier sitio con un mínimo de asistencia sanitaria, no tuvieron mas remedio que afrontar el parto el matrimonio solo. A resultas de este acontecimiento nació una hermosa niña, pero la felicidad no habría de ser completa, ya que la mujer después de varios días de sufrimiento falleció en brazos de su marido, cuentan que sus alaridos de desesperación se escucharon por todos los valles de la comarca, pero al mismo tiempo que enterraba a su amada mujer, juró por lo mas sagrado que se entregaría en cuerpo y alma al cuidado de su pequeña.

Regó con su sudor la tierra que cultivaba, siempre pensando en un solo motivo, hacer que su hija creciese sana y feliz, le dio todo el cariño que solo una persona que ha sufrido tanto le podía dar, y a fe que lo consiguió, la niña creció y se hizo una mujer de una belleza excepcional, fuera de lo común. Padre e hija gustaban salir al monte y dar largos paseos al atardecer hasta el bosque para terminar en la laguna, y en unos de esos paseos ocurrió algo imprevisto, estando sentados al borde y hablando tranquilamente padre e hija, no notaron que estaban rodeandoles una manada de lobos hambrientos. Cuando se quisieron dar cuenta los tenían encima, el padre hizo lo que cualquier persona en esa situación hubiese echo, saco su cuchillo de monte y presentó batalla para afrontar a los ávidos caninos que se abalanzan sin piedad sobre ellos, consiguió abatir a tres de ellos gracias a su destreza con el cuchillo, pero el cuarto lobo, -quizá el líder de la manada- se abalanzó por detrás, y cuando estaba a punto de asestarle una dentellada mortal en la garganta, surgió por detrás la hija, y abalanzándose sobre la fiera, la rodeo con sus manos y la arrastro hacia la laguna, evitando así que su padre inevitablemente muriese de una forma horrenda. Entre aullidos y chapoteo del agua el padre veía impotente como su hija por salvarle a el daba su vida, en un momento de tan terrible lucha la chica emergió de la laguna, y teniendo aún agarrado a la fiera por el cuello gritó. ¡¡Padre sálvate!! tu hiciste por mi lo que nadie hubiese echo, nunca te olvidaré, y juro por lo mas sagrado que jamás dejaré que si alguien se acerca a esta laguna le ocurra nada, reza por mi y que Dios te guarde.

Después de decir esto, la chica y la fiera se hundieron definitivamente en la laguna, dejando un rastro de sangre a su alrededor. Ni que decir tiene que el padre desolado no tuvo ni aliento para decir nada, solo le quedaron fuerzas para derramar unas lágrimas e internamente decir una oración.

Cuenta la leyenda que, después de este episodio, el padre dejó todas sus tierras y construyó una cabaña al borde de la laguna, con la intención de ver aparecer algún día a su amada hija surgir de nuevo de las aguas. Pasados muchos años, un viajero anónimo -que pasó casualmente por el lugar-, entró en la cabaña y vio a un esqueleto tumbado en un camastro, llamó a las autoridades del lugar para que diesen fe de lo que había encontrado, al lado del cadáver solo encontraron una pequeña misiva que rezaba así; mi nombre es Feijido, y no reposaré en paz hasta que mi hija vuelva para hacer el bien que antes de desaparecer en la laguna dejó dicho. Al no tener mas datos que afirmasen quien era, las autoridades decidieron que sus restos fueron enterrados en el camposanto, y en una sencilla lápida solo pusieron su nombre y la fecha en que lo encontraron, desde entonces, dicen que la laguna está encantada, aunque jamás nadie ha visto ni oído nada en el citado lugar.

Ya ve, -concluyó el tabernero- si por historias y fabulas queda corto, vuelva por estos contornos algún día, a buen seguro que, si no es la misma, alguna parecida le contarán. Somos una región que se ha alimentado de estas costumbres, y no seré yo quien las ignore, pues siempre hace que personas como usted, vuelvan a menudo a visitarnos, atraídos no solo por la belleza del paisaje, también por las historias de mentes calenturientas, que al amparo de la lumbre en noches de crudo invierno, se las ingeniaban para tener entretenido al personal y de paso, meterles miedo.

Le di las gracias por la charla, y salí del local bastante confuso, pues por mucho que me había contado, seguía teniendo la sensación en el estomago de que lo que viví esa noche no fue un sueño.

Intentando quitarle importancia, y para no me obsesionase, subí al coche y me dispuse a partir de regreso, pensando en la cantidad de fotos que tendría que visionar, en las charlas que tendría con mis amigos de lo interesante que es esta tierra, y de su excepcional comida, puse rumbo al sur y enfilé la carretera de vuelta.

Cuando estaba apunto de salir del pueblo para coger la autopista, vi un letrero que indicaba, Cementerio, no pude resistir la tentación y desvié el coche hacia el camposanto, tampoco iba a perder mucho tiempo, y quizá no me iría con la duda corroyendo las entrañas de si fue un mal sueño o realidad.

Aparqué el coche a la entrada, a esa horas nadie pululaba por los contornos, todo estaba en silencio, -por otra parte, como corresponde a un camposanto-. Me adentré por un camino de cipreses, y justo al llegar a la primera esquina del camino, -tal y como me dijo el ser extraño que me abordó en el bar del pueblo-, giré a la derecha, era obvio que ese lugar no estaba tan cuidado como lo que hasta ahora había visto, la maleza hacia mella entre las lápidas gastadas por las inclemencias del tiempo, después de un trecho caminado y apartando ortigas, mis incrédulos ojos pudieron contemplar una raída lápida en la que constaba. Aquí yace Feijido, encontrado en 1789. No sé si por devoción o por, superstición, -quizá ambas- musite una oración, que sin lugar a dudas me salió del alma, hice la señal de la cruz y me dispuse a continuar camino. Antes de dejar el sendero que me llevaría de vuelta a la puerta volví la cabeza hacia atrás para mirar por última vez la lápida, cual fue mi extrañeza al notar que entre las letras que había leído anteriormente, ahora estaban cruzadas dos manos agarrándose y mirando hacia el cielo, una era vieja y sarmentosa y la otra joven y de una blancura nívea, debajo del aspa que ejercían las manos ahora se podía leer claramente una sola palabra. Gracias.

Temblando de emoción abandoné el lugar, su recuerdo aún me persigue, pero con la tranquilidad de saber que algo, -por extraño que parezca-, hice bien, y en las noches crudas de invierno, cuando el viento sopla con intensidad y la lluvia deja surcos en los cristales, musito para mis adentros, al fin estáis juntos y podéis descansar en paz.


Mitad verdad, mitad fantasía, esta historia es la que me aconteció, dejo a la libertad del lector a que saque sus propias conclusiones. Aunque como reza el refrán.

Yo no creo en Meigas, pero haberlas, ¡¡Ahílas!!



© Copyright José Marín de la Rubia

Prohibida su reproducción, total o parcial sin el consentimiento del autor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario